En el Aire Itineris I reseña

Reseña publicada en En el Aire el 22 de noviembre de 2011. Idioma: castellano.


Para presentar este trabajo, mejor que mis palabras, es poner un escrito de Antonio Lucas, el cual refleja todo lo que quiero decir.

“Quisiera como tú arriesgar el viaje. No ser ni luz ni sombra: sólo límite. Dejar una penumbra por todo patrimonio y hacer brotar mi sangre, sentarla entre nosotros, oír cómo se apaga su cauce diminuto, el líquido aderezo que me impulsa, la lenta munición de mi existencia. Oigo un rumor de cosas que pasan por la calle, el miedo es la moldura que las une. Y si miráis más al fondo de mi vida, si acercáis el oído al acorde del frío, será la locura quien hable.

Pacificamente he borrado mis huellas, he apoyado en la noche mi cuerpo impreciso, mi fe humeante. Acerco mi pecho al vacío. Es el aire un tarot de pájaros ciegos que escupe este canto futuro. Sólo quiero apurar mi edad, mi tierna maldición sin años y que la obscena clave de mi nombre suene por el triángulo del cielo, por el aula de las nubes que nadie ha conquistado, por todo lo que fue abatido y yo defiendo brindando a la salud de los siglos sucesivos, puntual en la violencia intermitente del invierno.

Porque mi generación no existe nada hay más terrible que un clamor de multitudes. Escribir es no aceptar lo irremediable, buscar sin equilibrio, amar sólo del tiempo el oscuro sobresalto de su rumbo. Del olvido extraje un esqueleto afín al mío, un hermoso mástil. Bastará el día en que muera con escribirme el epitafio en la niebla de un espejo.”

Los mundos contrarios.

Antonio Lucas.

Para Pilar, Olga y Rubén

Concierto en el Museo Romántico: Reseña en La letra capital

Reseña publicada en La letra capital el 21 de octubre de 2011, sobre nuestra actuación en el Museo Romántico, in Madrid.


AURA NOCTIS, 21 de octubre de 2011, Museo del Romanticismo (SGM), Madrid

Viernes 21 de octubre. En este verano-otoño raro que tenemos, hace más calor que frío en la calle. Busco aparcamiento, no es buena zona pero la suerte suele acompañarme. Enseguida aparece un hueco justo a la espalda del Museo del Romanticismo, marco incomparable (que diría Ansón) del evento de hoy. Todavía es por la tarde, el sol no se ha puesto aún. He quedado en ver a un buen número de personas, algunas de las cuales no conozco personalmente, otras llevo sin verlas veinte años. Pero vayamos al grano.

Tarde de estrenos. Empieza la Semana Gótica y tras una imagino (no llegué a tiempo) estupenda charla de Don Pedro Ortega y la obligada visita a la exposición Ensueño Prerrafaelita me preparo mentalmente para el esperado concierto de Aura Noctis. Tenía ganas de comprobar si lo del día de Rosa Crux había sido espejismo o no, ganas de confirmar si la más que buena impresión que me proporcionaron se desvanecía al actuar solos o, por el contrario, constataban lo prometido. Curiosidad también por el aforo, limitado limitadísimo a un centenar de escuchantes pero…

Prueban sonido. La gente se agolpa en la calle. Sí, habéis leído bien: se agolpa. El aforo se va a quedar corto (ya había sucedido con la conferencia antes citada, un buen número de gente se quedó fuera). Piano de cola, el conocido cello eléctrico, pandero y otro estreno: flauta tenor en las manos de Zevlagh. Empieza a entrar público, efectivamente la capacidad de la sala se ve más que superada. Enfados varios y gente que ocupa puertas y ventanas anexas, a disfrutar como sea. La mezcla de gente supone que haya así, en plan revuelto pero bien avenido, “público de museo” y siniestrismo ad hoc; niños pequeños y venerables escuchantes… un poco de todo.

Comienza el espectáculo, para mí hay demasiada luz, para la cámara demasiada poca. Hidden Faces, D.E.S. (Desde El Silencio), Breaking Thoughts y Furor et Luctus. Cada cosa en su sitio, suena fenomenal. El piano de cola en las manos de vertiginosos dedos de Olga, el virtuosisimo cellista de Pilar y el aporte imprescindible de Zevlagh se combinan (de nuevo) perfectamente con las voces, que a pesar de la evidente disfonía de Mrs Molina no desmerecen en absoluto. El público ensimismado guarda silencio (alabado sea Ctulhu, no pensé ya yo que sería posible disfrutar de un concierto sin runrún de fondo) cuando debe y se deja las manos al finalizar cada tema. A ellos les gusta, a mí me gusta y se ve que al grupo también. Los pequeños problemas de ajuste en los volúmenes se solucionan enseguida.

Los tres viajes a continuación. Hay quien dice que el mejor es el segundo: para mí son un todo. Un todo estupendo. Todo sigue su camino, sigue fluyendo. Virtuosismo sí, alma también. Ambos imprescindibles… La mujer del cuadro de detrás del escenario parece disfrutar también. Se acentúa el silencio y aumentan los aplausos. Comienza El Cantar De Las Hojas. Inédita en grabaciones hasta el momento, precioso tema. Enlazado con Progresiva, la belleza inunda sin más toda la sala. Miro atrás un momento. Veo una mezcla de deleite y sorpresa en algunas caras. Está bien eso, que no todo sea asombro y que no venga el placer solo.

Ad Occasum Tendimus Omnes y su mantra golpetean dulcemente. Este tema tiene la virtud (y el defecto) de pegárseme irremediablemente cada vez que lo escucho. Me dura días, de ahí el defecto (y la virtud). Con la conocidísima Marcha Fúnebre de Chopin encadenada a Solitude se satisfacen (todavía más) las expectativas de los más clásicos. Con las abundantes percusiones y flautas (especialmente con la citada tenor) se recompensa a los más “modernos”. Y lamentablemente, tiene pinta de que se acerca inmisericorde el final. Tiempo y repertorio limitados. Ya sabes.

Queda Fantasía. Suena preciosa, como no podía ser de otra forma. Quedan bises? No, no hay bises. Otra vez se hace corto. Y eso es bueno aunque prefiera conciertos más largos. Al fin y al cabo, no ha terminado nada, quedan conversaciones, quedan despedidas, quedan cervezas y kilómetros en coche. Quedan visitas a Mordor y quedan sensaciones, sobre todo quedan sensaciones. Que son ganas de nuevos conciertos, en otros marcos o en el mismo, en otros momentos, con otras canciones, ¿otros instrumentos?, otras voces y las mismas. Y queda, claro, el sempiterno recuerdo de la belleza, el buen gusto y la seguridad de que no será la última vez. O en eso confío.

Por AVATAR a las 07:43 21/10/11

Gothic Paradise Itineris I Reseña

Reseña publicada en Gothic Paradise, sobre Itineris I.


Itineris I – Review

Presenting the debut album from this enchanting duo. It comes packaged in a standard jewel case with a small booklet featuring beautiful cover art in a wintry landscape featuring the two key instruments: a piano and cello. The imagery of the music is captured well across eleven spellbinding tracks that hold listeners entranced throughout the duration.

The album starts off dark and brooding with «Ad Occasum Tendimus Omnes», much like the darker tracks from Arcana with a lot of heavy, deep layered electronics and percussion with subtle piano and the chanting, angelic vocals to soften and accent it all. Yet even with the heavy sound, it still comes out beautifully and sets the stage for what has become a new all-time favorite album. Each piece on this album is a masterpiece as we drift from these heavier, darker pieces to the dreamier neo-classical sounds. Sometimes in the form of captivating instrumentals featuring excellent piano compositions moving along with subtle cello and other layered, synthesized sounds. Accented at times with bombastic percussion or featuring spellbinding, angelic vocals from one or both artists.

Favorites on this album could easily be every piece with the variety and beauty across the entire album. Songs like «D.e.S.» as mostly an instrumental piece with the vocals not forming any intelligible vocals, but rather becoming an instrument in and of themselves. Other instrumental pieces like «Progresiva» are absolutely mesmerizing with the swift moving piano along with the cello forming a lilting rhythm that moves along, ebbing and flowing dreamily. There is a trio of instrumental pieces later on with «Erste Reise», «Zweite Reise» and «Dritte Reise» which are each beautiful in their own way. These instrumental pieces have a life and soul of their own that really shine on this album like many of the great classics and neo-classical masterpieces alike.

A few tracks on the album are made up of pieces which do feature more distinct vocals like «Solitude» with beautiful harmonies featuring both vocalists softly lilting and drifting over the somber mix of instruments real and synthetic. A definite favorite early on when their precursor 3-track teaser was released is «Breaking Thoughts». The harmonies mix operatic with clear, soft and sweet vocals for a unique, lovely style. My absolute favorite piece on this album is the simple and sweet finale «Encontrarte». The vocals are sweet and simple, sung in spanish (the only track on the album in spanish) and absolutely captivating as they move sweetly along over the mix of somber cello and beautiful, classic piano compositions. As this piece winds down, I’m left breathless, wanting more and simply wanting to stand and give these two a grand ovation for their excellent work. I can’t recommend this enough for fans of sToa, Dargaard and Arcana. Pick it up, listen to it and love it!

Rating: 5/5

Lux Atenea Webzine: Itineris I Reseña

Reseña publicada el 13 de septiembre de 2011, en Lux Atenea Webzine. Idioma: castellano


Aura Noctis «Itineris I»

Publicado por: TWILIGHT RECORDS / GH RECORDS, (TW L84 / GH111CD), 2011.
Edición comentada: CD Picture (recibido como promocional).

1- Ad Occasum Tendimus Omnes.
2- D.E.S.
3- Solitude.
4- Progresiva.
5- Furor Et Luctus.
6- Erste Reise.
7- Zweite Reise.
8- Dritte Reise.
9- Breaking Thoughts.
10- Fantasia.
11- Encontrarte.

Al igual que la Belleza está íntimamente ligada a la cultura, el talento está igual de directamente relacionado con el auténtico Arte en todas sus manifestaciones y expresiones, y en el caso de AURA NOCTIS, al que considero el mejor grupo español dentro del estilo musical neoclásico en la actualidad, ese ingenio artístico ha vuelto a quedar fielmente reflejado en este excelso álbum titulado “Itineris I” recientemente publicado. Sin duda alguna, los lectores de Lux Atenea Webzine encontrarán en este nuevo trabajo de AURA NOCTIS ese alma musical radiante en su composición y absolutamente cautivadora en cuanto a su interpretación final reflejada en esta grabación realizada en estudio. Con un acertado diseño del álbum donde lo selénico y lo invernal invitan a la detallada audición de cada una de estas excelentes composiciones, estoy seguro que en los próximos meses, en cuanto el Sol vaya perdiendo el control de su reino con una Madre Naturaleza en retirada ante los gélidos vientos que vendrán desde el horizonte, “Itineris I” proporcionará esa armonía musical que tanto seduce a los melómanos que buscan ese equilibrio entre estado interior y ambiente exterior como fuente de placer incomparable. El sonido del chelo y del piano, engalanado con estas dos espléndidas voces femeninas, nos darán ese encanto musical perfecto para encontrar en esta sucesión de bellas composiciones, ese viaje personal a través de la magia musical. Y en ese apartado artístico, AURA NOCTIS ha sabido provocar nuestra complicidad emocional con cada uno de los temas que componen este paseo por el espíritu neoclásico.

Antes de proceder a la descripción de mis impresiones personales tras la audición de este excelso álbum, quisiera invitar a los fieles seguidores de Lux Atenea Webzine a leer la reseña que escribí sobre el single de AURA NOCTIS (Pulsa Aquí), ya que en esa reseña expuse mi comentario personal sobre los temas “Breaking Thoughts”, “Progresiva” y “Zweite Reise” incluidos también en este álbum. Iniciamos la audición de “Itineris I” adentrándonos en el sacro ambiente del tema “Ad Occasum Tendimus Omnes”, en el que el protagonismo de un melódico piano oscuramente decorado con coros sobrevolando su mágica sonoridad, nos llevará a ese ideal hacia el cual nos dirigimos. A continuación, la melancolía se apoderará de nuestro espíritu en cuanto la impresionante composición “D.E.S” deje nuestra alma totalmente preparada y sensibilizada para acoger la belleza sonora del tema “Solitude” en su interior. “D.E.S” es una extraordinaria composición musical donde se percibe nítidamente cómo el grupo AURA NOCTIS logra encontrar ese todo musical tan esplendoroso y elegante con el cual se identifican en perfecta unión artística. Tras habernos emocionado con la audición del magnífico tema instrumental “Progresiva”, “Furor Et Luctus” nos traerá de nuevo esa cálida luz sonora donde la música neoclásica da sentido a una perspectiva de la vida a través de la belleza sentimental. Sin duda alguna, el tema “Furor Et Luctus” es una de las joyas musicales que podrán encontrar en este maravilloso álbum para su disfrute.

A continuación, los temas musicales “Erste Reise”, “Zweite Reise” y “Dritte Reise” se convertirán en un todo inspirado en las visiones existenciales a través de tres experiencias únicas respecto a su mirada, pero unidas por el afán de descubrir aquello que podrá transformarnos desde el interior a través de la contemplación. Con “Erste Reise”, “Zweite Reise” y “Dritte Reise” encima de la mesa, vuelvo a reafirmarme en mi valoración personal de AURA NOCTIS como el grupo musical neoclásico más importante que haya surgido en España, y en cuanto los lectores de Lux Atenea Webzine tengan ocasión de escucharlos, estoy seguro que también se unirán a esta apreciación artística. Tras la deliciosa audición de “Breaking Thoughts”, una nueva delicatessen musical titulada “Fantasia” nos estará esperando para poder transformar todo nuestro entorno con la magia de un complejo y evocador despliegue sonoro, y que gustosamente les invitará a repetir varias audiciones más antes de presentarnos ante el precioso tema “Encontrarte”, título del lujoso cierre musical con el que el grupo AURA NOCTIS ha decidido poner el punto y final a este admirable álbum, aunque espero y deseo que el tiempo finalmente lo acabe convirtiendo en un punto y seguido musical dentro de su más que prometedora carrera artística. Como apunte final de esta reseña, quisiera invitar a los lectores de Lux Atenea Webzine a presenciar el concierto que AURA NOCTIS ofrecerá el próximo día 21 de octubre en el Museo del Romanticismo (Madrid). Un evento musical que no deberían perderse. “Itineris I”, un excelso álbum destinado a marcar una época dentro del panorama musical neoclásico nacional. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

Lux_Atman

La letra capital: Itineris I Reseña

Reseña publicada el 2 de septiembre de 2011, en La letra capital. Idioma: castellano.


AURA NOCTIS: Itineris I (Gradual Hate 2011)

Decía Stendahl que “Las mujeres demasiado bellas sorprenden menos el segundo día”. Supongo que lo diría antes de enfermar y darle nombre al famoso síndrome. El caso es que choqué con esta frase (otros citan a Gorki, son más de rusos) a la vez que pensaba en cómo sería este debut en CD largo de Aura Noctis tras el estupendo adelanto y la gran impresión causada en el concierto con Rosa Crux. Pensaba en si sería decepcionante, visto lo visto y oído lo oído, en si mantendría el tipo o si, en definitiva, superaría lo ya conocido y degustado. Y pensando en ello, abrí la caja del disco, ojeé el cuidadísimo libreto, me encontré con la fotografía de Olga y Pilar, saqué el CD y me dispuse a saborearlo despacio. Me enfrenté enseguida a Ad Ocassum Tendimus Omnes, tema que abrió el concierto citado. Me topé con un tema más arreglado que en vivo, las mismas notas, igual ambiente, el dibujo que hace el piano, las voces en latín acunando… se perciben más detalles. Tras el ocaso, D.E.S., Solitude y Progresiva. La primera con un final relativamente épico, la segunda algo más electrónica y llena de juegos vocales y finalmente en el terceto, Progresiva, con el cello más protagonista combinándose con el piano, belleza clásica en estado puro, instrumental. Luego Furor Et Luctus y los tres viajes (Erste, Zweite y Dritte Reise). Furor quizá sea la que más “cuenta” sin decir nada, con cambios de ritmo y un viene y va fantásticamente ejecutado. Ortodoxa sí, pero qué importa… Los viajes. No sabría con cuál quedarme, volvemos a la narración instrumental con el cello preponderante y el piano manteniendo la melodía, quizá el tercero sea el que más me guste, pero sin desmerecer nada a los otros. En Breaking Thoughts manda la voz de Olga, menos clásica tal vez que la de Pilar, igual de rica en matices. Otra vez el cello y el piano cuidando cada momento hasta llegar a Fantasía. Instrumental con el arco mandando de nuevo sobre las cuerdas preparando la oreja para Encontrarte, que cierra el disco con su romántica (en el buen sentido) letra en castellano, cantada por Olga con algún coro y el piano llevando el peso. Quizá sea la canción más “convencional” del disco. La menos clásica, la más… iba a decir accesible pero en realidad accesibles son todas, no hay en Itinere I (queremos cuanto antes el II) nada extraño, nada raro ni difícil, solo belleza –mucha- en las composiciones y excelencia en las ejecuciones. Aquí es dónde a mi modo de ver radica el quid de este trabajo, la razón última de que el “miedo” a que no superara lo anterior haya quedado absolutamente borrado: son unas canciones tan bien hechas y tan bien interpretadas que por poca sensibilidad que uno tenga no te pueden dejar indiferente. Y desde luego no lo hacen.

Por AVATAR a las 22:47 2/9/11

Heathen Harvest: Itineris I Reseña

Reseña publicada el 1 de septiembre de 2011, en Heathen Harvest. Idioma: inglés.


Aura Noctis is a brand new project from Spain, comprised of two female musicians, Pilar (cello, vocals) and Olga (piano, vocals, arrangements). “Itineris I” is their first full-length album, following their very recent self-titled promo presentation. It comes in a CD jewelcase packaging accompanied by beautiful artwork, depicting snowy natural landscapes in a melancholic, romantic manner. Their home is the also Spanish Gradual Hate Records, which has released recordings by acclaimed artists, among others Francisco López, :Igniis: and Silent Love of Death. Ethereal neoclassical is a difficult genre and requires a significant amount of talent, dedication and creativity in order for a project to distinguish itself within its boundaries. Perhaps for that reason, and despite the entrance of classical elements in the general post-industrial world, few projects manage to make themselves truly noticed. Its affinity to classical music makes the listeners more demanding, whereas the all too common occurrence of these elements – sometimes with questionable taste – detracts from the potential effect they might have otherwise been able to cause. It is an extremely pleasant surprise therefore, to see new blood in the scene, following the tradition of names very dear to fans, such as Arcana, Artesia, Dark Sanctuary, Dargaard.

Aura Noctis adapt that tradition properly, using its forms to create, but not to imitate. The first impression from “Itineris I” is that it’s a fresh, inventive album made by two musicians clearly skilled in interpretation, vocals and composition, as well as arrangement. The piano and cello dominate the ensemble, but each track has its own character and various components are accordingly introduced. The artists themselves label their music as Neoclassical/Darkwave. Listening to the album carefully I believe their influences balance evenly between classical and neoclassical/darkwave. For instance the sharp, quick, flowing piano sequence of “Progresiva” is very reminiscent of the renowned contemporary Italian composer Ludovico Einaudi – the same vein of intensity and harmony can be found here. The track is given a more majestic, sombre tone by the cello opposing the main melody. “Ad Ocasum”, the album opener, begins with an ominous, heavy female chorus sung in Latin, which could’ve easily been part of Wojciech Kilar’s “Dracula” score, if only it had been a little faster and more high-pitched. The voices and the piano interpose one another to bring the mood back to the realm of neoclassical.

“Breaking Thoughts” with its distressing, anxious piano sequence, the combination of ethereal and operatic vocals, the dramatic pauses, the sudden turns in melody and its overall tension evokes the much loved sounds of Michael Nyman. “D.E.S.” combines cello, piano and heavenly voices to create a downcast, fallen-from-grace atmosphere, very similar to Dark Sanctuary. “Solitude” continues from there, introducing a few lighter, electronic elements and operatic vocals, which we also find in “Luctu Furiata”. “Fantasia” and “Encontrarte” (the only track in the album with Spanish lyrics) are two more captivating, mournful tracks, while the “Journeys” trilogy (Erste, Zweite & Dritte Reise) is the climax of the compositional complexity which seems to be the stamp of Aura Noctis’ music. All three are truly inspiring, to the point where it is impossible to choose one over the others.

I started listening to “Itineris I” with the expectance of being once more carried away to enchanted forests, dreamy landscapes and poetic fancies, as is always the case with good records of this genre. The essence of romanticism is to find the beauty in melancholy, the melancholy in beauty, to focus on yourself and allow the sensations and thoughts to flow freely, the imagination to run wild, your humanity to be felt completely. An escapist form of art to some, to me it is cathartic if nothing else. Filtering the emotions through an artistic process, creating harmony and meaning out of the very depths of the soul, is that not the definition of art? My expectations were wonderfully fulfilled and now I am optimistic again, that we have something new to expect from this genre in the future. Aura Noctis have created a fine work of romantic art, impeccable in all its aspects. Loyal to their ethereal/neoclassical descent but also imbibed with their own, personal lightness of spirit, their Mediterranean freedom and harmonious plasticity. Highly recommended for fans of neoclassical as well as classical music.

Rating: 5/5

Written by: VITRIOL

Mentenebre: Impresionante primer acto

Reseña publicada el 22 de agosto de 2011, en Mentenebre, sobre Itineris I. Idioma: castellano.


Impresionante primer acto… Aura Noctis – «Itineris I»

Sin ninguna duda el nuevo y primer CD de Aura Noctis ha sido toda una sorpresa y bendición para mis oídos. GH Records y Twilight Records han unido sus fuerzas para editar este álbum de nombre «Itineris I» que adelanto desde este mismo momento que ha sido todo un acierto.

Me gustaría comenzar la reseña comentando y aplaudiendo el impresionante trabajo que desde España está realizando GH Records, uno de los pocos sellos nacionales que a día de hoy más se están moviendo y luchando por mantener la escena oscura en nuestro país. Pero no sólo lo hacen sacando discos más ó menos cadados otres meses, si no que ademásla calidad y la creatividad de las bandas seleccionadas va creciendo exponencialmente, asi como involucrándose en otros proyectos audio-visuales y promoviendo conciertos. Si ya Silent Love of Death nos dejó helados, Aura Noctis (aunque moviéndose por sendas distintas) nos cortará la respiración.

Al escuchar las palabras Aura Noctis, me vino a la cabeza un estilo de música ethereal, heavenly-voices con toques probablemente barrocos y música neo-clásica… algo similar a Amber Asylum por ejemplo… y si bien no iba del todo desencaminado, tengo que reconocer que me desvié ligeramente. Aura Noctis está formado por dos chicas, Pilar (cello y voces) y Olga (pianos, voces y arreglos) que desde Madrid practican un estilo Neoclassical DarkWave. Ya habéis podido leer entre líneas cual es la base instrumental de su músicay habéis podido, por tanto,haceros una idea de lo que podéis encontrar. Pero aún así hay que escucharlo detenidamente pues «Itineris I» va mucho mas allá… Decir que este es un álbum donde dominan las cuerdas del cello y las notas del piano, no es hacer justicia. Hay que tener en cuenta los suculentos y etéreos pasajes de voz que acompañan algunos de los tracks, algunas partes percusivas que se enmascaran tímidamente en un segundo plano, o aquellas más épicas que rompen en los momentos más delicados o emotivos y por supuesto, y para mí lo más importante, el arreglo compositivo en sí. Algo simplemente espectacular. Algo que tan pronto puede rozar la melancolía como sumergirnos en cuestion de segundos en un profundo estado lacónico y de paz interior o recrearnos en una situación de tensión e incertidumbre exaltando todos nuestros sentidos. Honestamente tengo que reconocer que en un mismo álbum se han unido dos de mis instrumentos preferidos… violín (o cello en este caso) y piano… cuya conjunción bien llevada puede ser brutal… y justo este es el caso.

No puedo considerarme un erudito de la historia de la música oscura de nuestro país… pero me atrevería a asegurar que Aura Noctis es uno de los primeros proyectos de este estilo que nace en España, sin tener en consideración a bandas como Narsilion o Trobar de Morte que ciertamente no tienen nada que ver aunque en primera instancia lo parezca… similar instrumentación, sí, pero tanto la sensibilidad como la vertiente de sus melodías están a otro nivel.

No soy muy amigo de los temas instrumentales, pero tras escuchar este disco tengo que decir que mi mentalidad ha cambiado. La manera de transmitir emociones y sentimientos sin necesidad del apoyo vocal de algunos de los tracks me ha dejado con la boca abierta. Siempre he pensado que hacer un tema instrumental interesante y ameno es la tarea más difícil de un compositor, pues hay que tratar de captar toda la atención del oyente sin uno de los instrumentos más dinámicos y atractivos que existen, la voz humana. Tan difícil es, que a mí personalmente no suelen llenarme tanto como en otras circunstancias lo harían. Sin embargo, en «Itineris I»encontramos unos cuantos tracks que se salen de toda lógica. Este es el caso de ‘Progresiva’… un track que me ha dejado simplemente sin palabras y con un temblor en todo mi cuerpo… Algo mágico a la vez que bello, con momentos donde el piano y el cello unen sus armonías en melodías y secuencias de notas embriagadoras que nos transportarán al éxtasis. Un track para escuchar una y otra vez y nunca cansarte. En esta misma línea instrumental también encontramos ‘Erste Reise’ y ‘ Zweite Reise’, donde quizá el piano toma un poco más de protagonismo, pero donde las cuerdas nos ofrecen lo mejor de sí mismas sonando con fuerza, precisión y sentimiento. Desgraciadamente dos temas muy cortitos. Por último, ‘Dritte Reise’ es igualmente una muestra de lo bien que Olga y Pilar saben componer. En esta ocasión el track hace un recorrido por lo más profundo de nuestra mente, jugando con los instrumentos y la percusión. El momento final es simplemente indescriptible. ‘Fantasia’ también es instrumental pero es bastante distinto al resto, y también el track que podría decir quemenos me ha gustado.

Aunque todos los tracks son apasionantes y recomendables, a continuación comentaré los que más me han llamado la atención. ‘D.E.S’ y ‘Solitude’ muestran la perfecta conjunción entre piano, cuerdas y voces. Temas muy épicos, con mucha fuerza y con pasajes muy emotivos. El primero con una entonación más coral y perfecto para la banda sonora de una película y el segundo más etéreo. Y dejo para el último ‘Encontrarte’… ¿Qué podría decir de este track? ¿Que es el mejor del disco? ¿Que es lo mejor que he escuchado en mucho tiempo? ¿Que me he enamorado de esa melodía? ¿Que se me ponen los pelos de punta cada vez que lo escucho? ¿Que emana pasión, sentimiento, dulzura, dolor y tristeza? ¿Que quedo obnubilado y paralizado cuando sus notas y voz atraviesan mis oídos?… Habría mucho que hablar de ‘Encontrarte’ pero es mejor que cada uno lo escuche y decida por sí mismo. Como aperitivo diré que es uno de los tracks más distintos, raros o especiales de todo el disco. Está cantado en castellano, y quizá esto unido a la entonación de la voz es lo que lo hacen tan único y especial.

Tras la escucha y análisis del álbum me surge una pregunta… ¿Dónde habían estado metidas estas chicas hasta este momento?

Un gran descubrimiento que esperemos siga deleitándonos con su arte por mucho tiempo.

Trabajo Comentado por: Roberto G {MN}

La letra capital: ROSA CRVX + AURA NOCTIS

Reseña publicada el 24 de julio de 2011 en La letra capital. Idioma: castellano.


ROSA CRVX + AURA NOCTIS, 24 de julio de 2011, Ritmo y Compás, Madrid

Pronto, muy pronto llegué a la Ritmo y Compás la tarde del 24. En el porvenir cercano, concierto de Aura Noctis y Rosa Crux, en el lejano… ¿alguien puede predecirlo? Pronto, tal vez demasiado pronto o tal vez no, con tiempo de ver a Monsieur Tarabo acarrear instrumentos de la furgoneta a la sala. Con tiempo de conocer y reconocer amigos, de saludar a otros y de ver probar a los madrileños Aura Noctis. Ese pandero más alto, el cello no se escucha bien, las voces demasiado bajas, las flautas… pequeñas y grandes “correcciones” que hacen que poco a poco todo vaya sonando como debe y comience a estar todo preparado. En el puesto de merchandising se cuida cada detalle: camisetas, abanicos, mecheros, cedeses… y también posters, velas, cráneos, singles y botones. No tengo suficiente dinero para comprarme lo que me apetecería comprar (ni, y eso es lo peor, sitio dónde ponerlo) así que opto por centrarme en placeres gratuitos, como comprobar de primera mano que todo tiene pinta de terminar en una noche memorable.

Después de escuchar el single de los del Aura nocturna, habiéndome gustado bastante, me surgió la duda de si me “cansarían” cuando la escucha fuera más larga. No es un problema de este grupo, es una cuestión de gusto personal cuando me acerco a este estilo de música. “Necesito” sangre y alma detrás de la belleza. La beldad pura del neo neoclasicismo o del etéreo heavenly voices (o del como coño quieran llamar a ese estilo de bandas como la que nos ocupa, basadas en bellas y tranquilas melodías y aires medievales combinados con magníficos juegos vocales habitualmente femeninos) me termina cansando al poco rato, posiblemente saturado de belleza sutil, tenue y delicada. Necesito, como decía antes, “algo” más, sin que sea capaz de definir exactamente qué… Con esa duda en mente dio comienzo el recital. Una gran pantalla detrás del escenario dónde se irán proyectando imágenes que acompañen a la música, una sencillísima escenografía con el cello a un lado, las percusiones y flautas al otro y la voz principal y el teclado en el centro y un poco más atrás. Y tras el ocaso, comienza el viaje, bueno, los tres viajes…

Pronto, muy pronto, se disipan la mayor parte de las dudas. Tanto Ad Occasum Tendimus Omnes como los tres Itineres reflejan fielmente lo que espera en el recital, necesariamente más corto de lo deseable: impresionantes melodías y voces, la belleza antes descrita y el collage de imágenes dándole “cuerpo” a todo. En sucesión El Cantar De Las Hojas, Furor Et Luctus y Progresiva. Media horita larga de concierto. La constatación de que la flauta y la percusión completan un sonido que es increíblemente bello per se pero que adolece un poco de fuerza o de transmisión de la misma. Timidez en los componentes, acentúa tal vez lo preciosista de la melodía pero a mí, me llega menos. No preciso arrogancia, ¡vive Dios!, pero sí quizás un poco más de carisma, sea eso lo que fuere. Ahí es dónde, desde mi punto de vista, cobra importancia, más si cabe, la percusión, en tanto en cuanto que marca el ritmo, mueve al escuchante impidiéndole ensimismarse en el cello y “metiéndole” en la canción. Ahí es dónde, por tanto, se hizo imprescindible ese aporte y ahí estuvo el mismo. Como decía, despejando dudas.

Termina ya el concierto, el público pide más, el grupo pregunta si puede hacer un bis, claro que pueden, ¡y deben!, y lo hacen. Hidden Faces suena muy bien, como en realidad ha sucedido todo el tiempo. En el rock más o menos convencional, hay virtudes que acostumbran a esconder el virtuosismo o la ausencia de éste en los grupos: se me ocurren ciento de grupos de “tres acordes”. No obstante, en este tipo de música es imprescindible tocar y cantar muy bien pues, aparte de lo obligatorio de la adecuada composición, cualquier fallo en ese sentido se nota mucho. Cada nota, cada palabra cantada, cada combinación entre instrumentos debe ser precisa para ser preciosa y, además, debe sonar estupendamente, con todos sus matices. En ese sentido, no cabe duda de que tanto el piano como el cello saben lo que se traen entre manos y sonaron perfectamente al igual que sucedió con las flautas y percusiones de Zevlagh. La voz acompañó siempre, la conjunción entre la más grave de Pilar y la más dulce de Olga mantuvo el tipo de sobra y, como decía antes aclaró dudas: no me cansaron en absoluto.

¿Los peros? Ninguno achacable a ellos. Eché de menos como decía más “presencia escénica”, más “carisma”, hubo un momento que casi daba la sensación de que pedían perdón por tocar, por tocar bien, supongo. Imagino que eso lo corregirán con el tiempo. Y si no lo corrigen, pues tampoco pasará absolutamente nada, obviamente. Lo único es que da un poco de rabia ver a tanto pintamonas incapaz de tan siquiera afinar su instrumento, ir de estrella del rock y luego ver como el virtuosismo es tan tímido… Así que, concretamente, el único “lunar” real fue la actitud de parte de la gente, absolutamente falta de respeto por lo que acontecía arriba del escenario, algo que no por habitual, duele menos. Sí, sí, entiendo que muchos de los presentes habían ido a ver a Rosa Crux pero eso no justifica esa falta de consideración a los madrileños. Puedes no prestar atención, si no te interesan, incluso salirte fuera (nadie, doy fe, habría puesto pegas) si no te apetece lo que ves, pero la mera cortesía tendría que impedir el ni dejar al grupo actuar A GUSTO ni el disfrutarlo a los que SI queríamos hacerlo. De todas formas, llueve sobre mojado…

Y con estas termina la primera parte de la noche (o segunda si contamos conversaciones y cervezas previas). Se prepara todo para dar la bienvenida a los franceses Rosa Crux. Si Aura Noctis puede representar de algún modo la belleza medieval de faunos, hadas, bosques y elfos, vestidos vaporosos, nobles caballeros etc, etc, es decir por resumir, LA LUZ, los de Rouen son justamente el polo opuesto. Por lo menos en disco, que el aquí escribiente se presta a contemplarlos en vivo por vez primera. Rosa Crux son LO OSCURO, las catacumbas, el osario y las ratas, la peste… Se centran en la parte más sombría y “chunga” (seguramente la más real) del medio evo. La de la superstición y el poder sin límites de iglesia y nobleza junto con la pobreza, también sin límites del “pueblo llano”. La de la esperanza de vida en los treinta y muchos y la boca podrida. La del hambre y las “calles” embarradas. La de la higiene desconocida y las enfermedades, la de las fiebres mortales y los bubones. La de la alquimia y sus experimentos y rituales… En fin, la que ni series ni películas ni libros suelen mostrar. La más terrible y la más verídica e histórica, claro.

Colocado el carillón, el piano antiguo y con la batería dispuesta, el gran lienzo que tapa el escenario con el logo proyectado del grupo se aparta, las velas se encienden (¿tendrá que ver su duración con el espectáculo?, cuesta creerlo pero se verá) y un extraño artefacto es colocado frontalmente, pegado al expectante público (ahora sí). Una moza con un traje como de neopreno, extraña máscara y aire sorprendentemente futurista (y anacrónico añado) se coloca de rodillas y comienza una peculiar danza, una especie de danza de la tierra 2.0. Es (según la página web del grupo, por cierto, de más que recomendable visita) Les Capteurs (Planches D’Études) Mientras suena Adorasti, la “voluntaria” y su máquina hacen ruidos mezclando la respiración, la electricidad estática generada y el golpeo de diferentes partes de su cuerpo (y sus correspondientes sensores). Desde donde yo estoy no se aprecia demasiado el sonido, así que termina pareciendo formar parte casi de la puesta en escena. Impresionante por otro lado. La aguda voz destrozando la garganta…

Después se hace el silencio y mientras se retira el instrumento suben dos tercios del que hoy será reducido coro. El tercio restante se está cambiando de ropa… Invocation, la BAM (la batería autómata que, salvo por la lógicamente inexistente posibilidad de error o improvisación, hace olvidar a ratos que no hay un batería “orgánico” en el escenario) en su increíble funcionamiento marca la pauta del tema, junto con el coro que es quien pone la mayor parte de la voz, con esas guitarras que suben y bajan y laceran ya un poco, aunque todavía queda piel sin herir y pelos sin erizar. Es en In Tenebris (si no me equivoco) cuando dos mujeres con una especie de hábito monacal toman los lados del escenario y comienzan a agitar sobre las sorprendidas cabezas del respetable dos enormes banderas con el logo Rosa Crux. Lástima del reducido tamaño de la sala, no permite apreciarlo en su verdadera magnitud y así, las crestas presentes (escasas) padecen… Tras esta, una de las sufridas (y pluriempleada, es la misma que la de la plancha) portadoras de bandera se incorpora al coro. Y más invocaciones en latín, Terribilis, dónde el carillón empieza a sonar, da igual si son todas campanas reales o solo parte, da igual porque han conseguido crear un ambiente fantástico. Las tres muchachas se multiplican junto con Claude para dotar de profundidad a la letanía recitada, humo, mucho humo. Más campanas, más olor a cera de vela, un descenso a donde reposan las almas, una llamada, Hel Hel. La voz de Olivier se desliza esta vez, sin letanía al principio, luego toma aire marcial toda la canción con los coros y las percusiones. Para cuando quiere entrar la guitarra ya está todo entregado. Las imágenes tras y sobre los músicos aceleran el proceso de transformación, crescendos vocales para uno de los para mí, momentos álgidos de esta parte del espectáculo.

Tonitrvi y Aglon. Quizá más convencionales en su sonido de guitarra, bajo y batería (con el piano solo acompañando un poco), pero no por ello peores. Convencionales sí, rockeros, también, pero dentro de los estándares de los franceses, no hay concesiones. Con Morituri, volvemos al pasado citado. Al canto en latín con coro y percusión, a la oscuridad más negra. A la obsesión por la muerte en todas sus manifestaciones, como por otro lado sucede con una gran parte de la obra estética medieval: danzas de la muerte, encuentros entre los tres vivos y los tres muertos, memento mori, etc, etc. La inclusión de Aglon en esta parte del concierto me cortó un poco “el rollo”, que con Morituri se retorna con muchísima fuerza. Y entonces, con las velas mediadas en su derretir, Ante-A. Curiosa “versión” de los Christian Death de Rozz Williams (apareció en aquel recopilatorio francés tributo a Only Theatre Of Pain que publicó Alone Prod. en 2008). No es una versión como tal aunque incluye parte de la música de Stairs, la letra y la forma de la canción es completamente distinta y “propia”. Lo dicho, un homenaje. Bastante digno, por cierto, lo que, escuchando el disco (y cualquier tributo) ya es mucho decir.

Seguidas Venite, Omnes Qui Descendunt y Sursum Corda. De vuelta al “mantra” en latín, de vuelta al siglo XIII. Venite, desconocida, no sé si será un tema nuevo o si el nombre en el setlist me lleva al error. Terrible y oscurísima OQD, ¿irónica? Sursum Corda. Es una canción bastante triste, negra negrísima y con ese título y letra… No sé muy bien por dónde cogerla aunque me encante. Omnes Qui Descendunt con su percusión y su bajo tan marcados, con los coros en su máximo esplendor. Pelos de punta ya al 100 %. La citada de “arriba los corazones”, pues eso, un ¿preludio? a Proficere y Ab Irato. Proficere, lento, con el piano y la guitarra llevando el protagonismo, la voz por encima y el ritmo en segundo plano, siempre me ha parecido muy introspectivo, muy “de reflexión”. Una reflexión no tanto sobre la canción en sí, va mucho más allá, un pensamiento sobre todo lo ofrecido hasta ahora, toda esa íntima comunión con el pasado, con el arcano más pretérito… Ésta continúa con la instrumental (y muy lograda) Ab Irato, que parece que termina algo, un epílogo necesario. Las velas, casi consumidas ya, parece que se acerca el final, la gente se retira de las primeras filas, el grupo se «recoloca» en el escenario, pausa dramática, se abre un hueco…

La organización (luego hablaré de ellos) coloca en el centro de la sala, entre el público una especie de tarima con dos bateas llenas de tierra, dos mujeres envueltas en una especie de lona se acercan y toman sitio de rodillas frente a las bateas. Se quitan las lonas y aparecen sus cuerpos desnudos cubiertos de arcilla y barro rojizo. El pelo aparece también lleno de la pringosa plasta y en la boca unas cuerdas completan el cuadro. Con toda la gente dando (lógicamente) la espalda al escenario para no perderse nada, suenan los primeros acordes de Eli-Elo y con ellos la “danza de la tierra”. Las dos mujeres empiezan a echarse tierra seca por encima de la mojada arcilla, levantando polvo y con los movimientos sincopados que caracterizan la representación. La gente asiste impactada a la ceremonia.

Salpica la tierra, mancha en derredor, pero se conjuga perfectamente con lo que llega a los oídos por parte del grupo que se esfuerza detrás: Eli Elo, Eli Eloe, Eli Elo, Eli Eloe… increíble e impresionante a partes iguales. Solo por este rato ya merecería la pena todo el concierto. Continúa la danza, arriba, abajo, derecha e izquierda, puñados de polvo lo rocían todo. Apenas se ve nada en medio de la nube, cuesta creer que las danzarinas no se ahoguen, no sé cómo respiran, pero el caso es que parecen estar bien. Los coros siguen marcando el ritmo junto con la BAM y las “voces principales”, cada uno con su plegaria. Todo se antoja ancestral, primigenio y espectacularmente recreado. De nuevo, como sucedía con las banderas del principio, se echa de menos otro tipo de “marco”, solo de pensar en asistir a un ritual semejante en una iglesia de la época (habrá que ahorrar para el viaje)… Mientras, todo sigue su curso, el baile y el tema, hasta que termina, inopinadamente, y las muchachas se envuelven de nuevo en las lonas y se retiran. Volvemos a girarnos para continuar con un concierto que de repente se antoja tópico…

Misericorde. Orquestal, con ese coro que me resulta un poco irritante en disco pero que aquí, con la retina todavía manchada de tierra, gusta y mucho. Cosas del momento, supongo. Sigue el rezo, sigue la invocación, la cera de las velas, ya escasa, continúa su chorreante devenir. Épica, tal vez la que más representa esa desesperación en la llamada, casi exigente, solo implorante, de misericordia. La que se pide, se suplica en momentos de máxima necesidad de la misma. No hay clemencia, no parece haberla en ningún caso. Las ratas se adueñan de la pantalla detrás de la banda. Se disputan algo de comida, lanzan mordiscos, dentelladas, saltos… Vil. De nuevo instrumental, la sencilla melodía de guitarra, ese ir y venir muy de película de terror, repetida hasta la saciedad. Aquí el coro es esa guitarra y ese bajo, el rezo es musical solo. Desasosegante como las imágenes proyectadas, dice el papel que es el final previendo que no habrá bises (en Barcelona, la noche anterior, no hubo, al parecer ¡la gente no los pidió!). Casi una hora y media después, no llega por poco, la banda se retira. Quedan las sensaciones vívidas que habrán de ser digeridas. Poco a poco, como una oración.

Sorpresa. Cuando parecía ya que no habría más madera que echar al fuego, más velas por quemar, hasta el punto que un impresentable se había apropiado ya de los setlist del cantante y el bajista del escenario, el grupo vuelve a escena. Con una sonrisa los músicos preguntan por sus “guías” y el indecente personaje, con vergüenza más que justificada, los devuelve. Suenan los primeros acordes de Nescit Nox, Impresionante. Un tema que no conocía pero que está a la altura de cualquiera de los mejores de los de la rosa. Tras él, la también bastante épica y marcial Noctes Insomnes, y como broche, instrumental pero magnífico, Incendere. Con el fuego sí que termina el concierto, agradecimientos al público por parte de la banda, luces que se encienden y no, no es el momento de profundizar en opiniones, hay que asimilar lo vivido. Solo la sensación de haber presenciado algo especial, algo casi con seguridad irrepetible. Algo que será recordado, bien recordado, por más que pasen los años.

Decía antes que hablaría después de la organización. Pues bien, De Profundis, otra vez, sencillamente perfectos. Todo salió y bien, así que solo resta agradecerles el increíble esfuerzo que hacen y que, en esta ocasión, sé que ha supuesto una lucha “especial”. Tanto el sonido como el acondicionamiento de la sala; tanto la “logística” propiamente dicha como la atención constante, o fueron perfectos o se observaron como tal, que a la larga viene a ser lo mismo. Buena respuesta por parte del público que sin llenar la sala era más numeroso de lo que yo esperaba así que solo queda esperar que haya más acontecimientos de esto, a poder ser prontito…

Por AVATAR a las 14:14 24/7/11

Peek-a-Boo Magazine: Aura Noctis EP [CD]

Reseña publicada el 13 de julio de 2011 en Peek-a-Boo Magazine. Idiomas: inglés y holandés.


Aura Noctis EP [CD] (English)

The Spanish Aura Noctis brings us melancholy neofolk / darkwave. This EP is a bit short to assess this band but these three songs already give a clear idea what this band stands for.

The EP opens with «Breaking Thoughts». Repetitive piano, cello and high ethereal voices create a beautiful melancholy, a deep sad feeling that undersigned often can appreciate in music.

During the second song, «Progresiva», the cellist Pilar plays an amazingly beautiful main role where the repetitive piano creates the perfect accompaniment to a wonderful instrumental.

The third and final song of the disc is the slow «Zweite Reise». This time pianist Olga may pull out all the stops. The synths and strings form the perfect soundscape. Again it is a gloomy black gem.

Three numbers is unfortunately too few to really get to know the band, although this is a very strong EP. I really look forward to the full length album, on their website announced as “coming soon”.

A recommendation for neofolk / darkwave fans and an extra name in my booklet «bands to follow».

Ward DE PRINS


Aura Noctis EP [CD] (Dutch)

Het Spaanse Aura Noctis brengt melancholische neofolk/darkwave. Deze EP is een beetje kort om de groep te beoordelen, maar geeft met haar 3 songs wel al een goed beeld.

Het schijfje opent met “Breaking Thoughts”. Repetitieve piano, cello & hoge etherische stemmen creëren een mooie weemoed, een diep intriest gevoel dat ondergetekende vaak kan appreciëren in muziek.

Tijdens het tweede nummer, “Progresiva”, mag de celliste Pilar alles uit de kast halen waarbij het repetitieve pianospel voor de perfecte begeleiding zorgt in een supermooie instrumental.

Het derde en laatste nummer van het schijfje is het trage “Zweite Reise”. Ditmaal mag pianiste Olga alle registers opentrekken en zorgen synthesizers en strijkers voor de perfecte begeleiding. Ook hier weer is een zwarte mistroostige parel ons deel.

Drie nummers is helaas een beetje weinig. Weliswaar een zeer sterke EP maar ik kijk toch uit naar de volwaardige langspeler, die op hun website voor binnenkort wordt genoteerd.

Een mooie aanrader voor neofolk/darkwave fans, en een naam extra in mijn boekje “bands to follow”.

Ward DE PRINS

Mentenebre: un debut lleno de promesas (reseña)

Reseña publicada el 11 de julio de 2011 en Mentenebre. Idioma: castellano.


Un debut lleno de promesas: Aura Noctis – «Aura Noctis»

Para empezar esta reseña me vais a permitir que presuma un poquito de ser madrileño, sin ánimo de querer ofender o molestar a nadie. Normalmente no voy presumiendo por ahí de tal condición pero ha sido a raíz de mi contacto con la música de Aura Noctis, dúo igualmente madrileño, cuando he empezado a pensar que por qué no voy a poder presumir de vivir en la misma provincia que estas dos artistas y que por qué no voy a poder sentirme orgulloso de que la bellísima música que ellas han concebido para este single presentación de su proyecto haya salido de aquí, desde esta zona donde escribo.

Pasado este ramalazo regionalista, sólo puedo emplear palabras de elogio para definir la música de Aura Noctis. Las tres canciones que aparecen en este single, dibujadas a base de delicados trazos de piano, cello, teclado y voz, son tres fragmentos de un paraíso que Pilar y Olga han construido para dar paz a nuestras almas vapuleadas por el dolor, la amargura y el desencanto. La grandiosidad de sus melodías y de sus arreglos son el billete para un viaje envuelto en sueños y caricias balsámicas, reparadoras de espíritus dolientes, proporcionándoles un argumento más para seguir creyendo que en el mundo todavía hay un pequeño espacio para la belleza más sublime y haciéndoles ver que su corazón no está muerto sino que todavía tiene capacidad para sentir.

Aura Noctis – «Aura Noctis»La única pega que se le puede poner a este disco es su brevedad, sólo once minutos de duración. El primero de los temas, el único que cuenta con la participación de voz femenina, desarrolla una melodía envolvente y sútil a base de pianos y teclados que aportan una intensidad creciente hasta que llega la parte central de la canción, en la que el piano y el cello, abrazados por los teclados, nos ofrecen un bellísimo interludio que acabará dando paso de nuevo a la intensidad melódica del principio, plena de rampante emoción.

‘Progresiva’ tiene un aire más intimista y delicado, con más presencia del cello así como con un destacado protagonismo del piano. Las melodías que ambos nos ofrecen son especialmente cautivadoras y hermosas, imposibles de explicar con palabras, al menos con las mías… ‘Zweite reise’ desprende una preciosa melancolía, relajante incluso, desde su comienzo, para ir aportando arreglos que transmiten una intensa pasión, que se mezcla a la perfección con esa melancolía anterior, conformando un ambiente de un romanticismo arrebatador y mágico, apto para cerrar los ojos y dejarse llevar por esas emociones que uno trata de mantener a raya todo el tiempo.

Si este single de sólo tres temas tiene esta calidad tan apabullante ¿cómo será su primer larga duración, de salida inminente cuando escribo estas líneas? A buen seguro que será uno de los discos más destacados de los últimos tiempos, que espero que permita a Aura Noctis auparse al lugar de privilegio que sin duda merecen por lo apuntado en este su primer trabajo discográfico.

Trabajo Comentado por: Juan Antonio Jordan {MN}